La Fattoria nel Castello

Ganadería: la cría de ganado como inversión económica y de aprendizaje

Al hacer referencia a la ganadería hacemos notar que es una actividad humana que consistente en domesticar y usar los beneficios que nos brindan la cría de animales para obtención de alimento, algunos productos derivados de estos como la lana, el cuero, en inclusive el servicios de animales que sirven de tiro o carga, o bien con fines recreativos que se llevan a cabo por organizadores de campamentos.

Dicho conjunto de animales son los que denominamos Ganado. Esta actividad con el tiempo se ha hecho extensa, pues en la actualidad abarca la zootecnia y el comercio del mismo en el ámbito de la economía agraria.

Inversión ganadera versus ambiente

Los estudios han demostrado que la actividad ganadera resulta ser más contaminante que el parque automotor y la emanación de sus gases los cuales siempre se ha creído que son los únicos que nos han conducido al efecto invernadero en el planeta. Además, la ganadería se encuentra estrechamente vinculada a la erosión de los suelos, así como de los recursos hídricos según demuestran estudios realizados internacionalmente.

La industria ganadera se ha desbordado y en gran parte se debe a el alto consumo de carne y productos lácteos a nivel mundial, con lo cual se hacen estimaciones de que quizás para el año 2050 alcanzará los 465 millones de toneladas de carne producidas gracias al crecimiento poblacional desmedido.

Estudios recientes muestran que el 18% de las emisión de gases contaminantes es producto de la industria ganadera y que esto se debe a que el 30% del territorio mundial se encuentra ocupado por dicha industria, por lo que se ha solicitado a los encargados de las regulaciones ambientales que actúen y le pongan un límite a la situación mitigando de esta forma la cantidad y variedad de efectos negativos que las más recientes formas de producción nos han implantado.

Retomar una producción no perjudicial implica girar hacia una producción agrícola y ganadera adecuada, donde la intensificación de las mismas y del cultivo sean sostenible y compatibles con el medio ambiente.

Una industria sostenible

La protección ambiental pasa por un cambio en muchas de las prácticas que se aplican recientemente en el ámbito ganadero, donde la idea primordial es la de disminuir los elevados costos que se le han causado al medioambiente a partir de acciones concretas, y que vendrán determinadas en función de los principales riesgos al entorno donde se encuentran.

Si tomamos en cuenta el efecto que ello ha causado degradando todo lo que le rodea, los expertos sugieren restablecer las zonas más afectadas a través de la conservación de los suelos, mejores sistemas para gestionar su empleo y si fuese necesario, la protección de dichas zonas.

La idea primordial es disminuir las emisiones  de CO2 y la deforestación, mejorar la alimentación de los animales, incrementar la producción pecuaria y los cultivos de manera sostenible. Se sugiere a los productores ganaderos integrar su producción a la biodiversidad de las zonas silvestres y comprometerse con la restauración del medio

Contacto con la naturaleza

En el marco del retorno a un ambiente vivible, a muchas empresas se les ha ocurrido la idea genial de combinar la producción ganadera con actividades de campamentos, donde las personas pueden conocer de primera mano todas las actividades que allí se realizan y cuál es el trabajo que ofrecen de manera eficaz para la conservación del medio ambiente.

Si dichos productores cuentan con lagunas propias, en ellas se pueden realizar deportes náuticos, pesca deportiva, incluyendo en su entorno especies protegidas lo que contribuirá con el lugar para que se convierta en el ideal para la práctica de todo tipo de deportes en plena naturaleza, y así mismo para la adquisición de conocimientos de ecología y explotaciones agropecuarias.

Leave a Reply